Las sopas deshidratadas Gallina Blanca se han convertido en un producto emblemático en España desde su introducción en el mercado en los años sesenta, y hoy siguen siendo uno de sus productos más reconocibles.  Hace veinte años, Gallina Blanca presentó a los consumidores una nueva forma de preparar sopa: un caldo líquido envasado en brik, una innovadora solución con la que se ganó la confianza de miles de consumidores.  Pocos años después, ese mismo éxito se repetiría en Italia con la marca Star. Desde entonces, el Grupo ha mantenido una posición fuerte en esta categoría en ambos países gracias a la introducción de nuevas recetas.

Nuestra presencia en la categoría de caldos y sopas se ha ampliado a numerosas regiones geográficas con un éxito notable. Así, por ejemplo, en Francia y Bélgica, las marcas Liebig y Royco lideran el mercado ofreciendo todo tipo de sopas y cremas, mientras que Erasco y Heisse Tasse son dos de las marcas de alimentación más populares en Alemania con numerosas recetas de sopa.  De la misma forma, en Suecia y Finlandia, nuestras marcas Blå Band, Varma Koppen y Lämmin Kuppi han repetido el éxito de las sopas deshidratadas, y lo mismo es aplicable a Rusia, un mercado en el que estamos presentes con nuestra marca Gallina Blanca.