Desde el lanzamiento del primer cubito de caldo en la antigua Unión Soviética en 1995, Gallina Blanca se ha convertido en un producto de referencia en los hogares rusos y de la CEI.

A lo largo de los años, la marca ha ofrecido a sus consumidores productos no sólo novedosos y de alta calidad, sino también alternativas inspiradoras para nuevos platos y nuevas recetas. A día de hoy, Gallina Blanca ofrece una amplia gama de cubitos de caldo, sopas deshidratadas, sopas instantáneas, condimentos, pasta de grano duro y salsas de tomate. Los sabores locales y los gustos populares de las cocinas del mundo enriquecen la experiencia gastronómica del consumidor.

Como resultado y gracias a la alta calidad de los productos que ayudan a elaborar platos deliciosos, Gallina Blanca sigue siendo una de las marcas preferidas en Rusia y en la CEI.

> Visita la página web